Baywatch: Guardianes de los veranos chilensis!!

Cada verano de mi niñez me sentaba frente al televisor a ver una famosa serie que tenía a los mal mirados salvavidas como los grandes protagonistas. Eran los “Guardianes de la Bahía” (Baywatch), serie de la cual me hice adicto, ahora me doy cuenta. Es que a parte de que me tengo que haber visto todas sus temporadas, onda “vi crecer a Hobbie”, el hijo de David Hasselhoff en la historia, también aprecié a estrellas femeninas de la talla de Pamela Denisse Anderson…. Yo pensaba que habían dos Pamela’s y que por eso le colocaban el segundo nombre en los títulos de los protagonistas. Es que era un niño por esa época, en fin…. xD… Estaba también Carmen Electra y la personaje de April que no recuerdo su verdadero nombre.

A pesar de que hoy en día muchos critican que Baywatch se haya transformado en un fenómeno mundial debido a las mujeres que tenía en su elenco y nada más, es importante recordar que las primeras temporadas si portaban un guión que logró cautivar a la teleaudiencia. No por nada, Canal 13 (Chile) compró cada temporada de los doscientos episodios filmados, los que disfruté por años. Hagamos un poco de memoria, la historia que me hizo llorar fue la muerte de la personaje interpretada por Stephanie Holden (no sé si era su nombre real o la del personaje), pero lo importante fue que ella era la pareja de Mitch Buchanan (David Hasselhoff), quien en escenas dramáticas falleció en medio de una tormenta arriba de un velero, en los brazos de Mitch. La muerte de esta persona dentro de la historia volcó y transformó todo, tanto así que fue el último punto álgido de los salvavidas con traje de baño rojo. Tras esto y tras desperfilarse el formato inicial, la serie (a la usanza gringa) se cancelaría.

Pero para darse cuenta que esta serie si tuvo cierta relevancia en la vida de los chilenos, les cuento que una vez hicieron una nota en el noticiero central del canal que la exhibía desde mediados de la década del ’90. Allí intentaron aterrizar la vida de estos superhombres de las costas de Malibú, comparándolas con las humildes y precarias condiciones de vida y trabajo de los salvavidas chilensis. Obvio que no existía ningún tipo de comparación: Baywatch tenía hombres y mujeres con atléticos y/o voluptuosos cuerpos, mientras que en la realidad el salvavidas común, (sin ofender, por supuesto) o es muy flaco o muy guatón y por lo general no existen chicas salvavidas.

Por otro lado, las edades también eran desiguales. En Baywatch, los salvavidas no superaban los 35 años, salvo ciertas excepciones, mientras que en la triste realidad, se supera con creces ese rango de edad, haciendo (a mi parecer) más inseguras nuestras playas y piscinas.

Otro tema son los implementos. Empezando por el revolucionario y aerodinámica forma del salvavidas rojo, me refiero al aparato salvavidas que ya en la nota de Canal 13 es en lo único que ambos equipos podrían tener alguna semejanza, pues poco a poco comenzaba a desplazar al tradicional salvavidas redondo, esos que usaron hasta en el Titanic. Además, estaban las extraordinarias torres de vigilancia con puerta, vidrios en las ventanas, lugar para colgar el salvavidas. Eran unos verdaderos albergues, preparados para cuando una desgracia se avecinara. Eso en Baywatch, mientras que en chilito con suerte cuentan con un asiento y una escalerilla para subir, todo al lado de la bandera roja que prohíbe bañarse en esas aguas… xD

Finalmente, las camionetas amarillas con balizas rojas y material clínico de primera línea. Conformémonos con la reanimación y el consecutivo llamado a la guardia costera o a la ambulancia por este lado del mundo.

A pesar de tamañas diferencias, algo si queda claro. Baywatch sí influyó en nuestra cultura pop, pues fuimos uno de esos 144 países en los que fue exhibida y a uno de los 22 idiomas en que fue traducida. Además, más de alguno habrá salvado a alguien de ahogarse gracias a lo visto en la serie, pues los sistemas de reanimación eran efectivos, realizados de la forma correcta, por supuesto.

Fue una época linda, aunque ya obsoleta, esa en la que no teníamos idea de lo que nos deparaba el futuro. Desde la TV por cable, hasta la monumental carretera de la información como es la Internet y por eso es que estás hoy leyendo a un desconocido, precisamente este artículo un tanto nostálgico, crítico, sea lo que sea, pero que agradece a esas señales de TV abierta que aún nos acompañan y que nos mostraron pinceladas de lo que nos traería años después la tecnología. Por que hoy puedo ver “Lost” o “24 Inmortal” y comentarlas con personas de todo el orbe, si quiero, instantáneamente. Brindo por eso…

Ya se vendrá otro recuerdo… “Salvado por la Campana”… Cómo olvidar a Zack Morris, Kelly y Scritsh (personaje que recuerdo reflejado en un amigo de la U… apuesto a que saben quién es…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s