La política como prisma

· Una nueva elección que dejó a todos con la boca abierta, pues las encuestas decían la verdad.
· Los datos se interpretan con lupa, cada coma y punto es analizado por todos los partidos y colectividades para su propia conveniencia.

Lo que ocurrió en las elecciones del 11 de diciembre, fue lo esperado. Cifras y dichos que mirados desde los diferentes sectores, tienen diversas interpretaciones. Por un lado, el Presidente Ricardo Lagos, tras las palabras de Joaquín Lavín aceptando su derrota frente a Sebastián Piñera, hablaba de los más de veinte puntos que la candidata de su coalición, Michelle Bachelet, le sacó a su más cercano opositor. Demostró seguridad de ganar el 15 de enero, cuando los más de 8 millones de ciudadanos suspendan sus vacaciones para manifestar su opinión y por fin elevar a la que será la próxima persona que asumirá la primera magistratura. Por otro lado, la derecha se unió nuevamente para destruir a la Concertación. Pasado pisado.

Un Presidente Lagos emocionado, se vio a penas Lavín tiraba la toalla y aseguró en su discurso desde La Moneda, que los 20 puntos de diferencia son irremontables por la derecha. La candidata oficialista, Michelle Bachelet apostaba a ganar en primera vuelta. Seguramente fueron al mismo salón de juegos con Lavín, quien juraba de rodillas que pasaría a la elección del 15 de enero. Pero la historia se escribió muy de acuerdo a las encuestas. Todos decían que estaban arregladas por los diversos sectores políticos y al final concordaron bastante.

La Alianza por Chile, que en media hora limó asperezas, tras Lavín reconocer su derrota. En ese momento muchos lavinistas se deben haber dado cuenta que las encuestas no estaban del todo manipuladas y si así fue, acertaron en los pronósticos. En una hoja de cuaderno y a lápiz pasta, el ex abanderado presidencial por la UDI, cedió ante el segundo cómputo nacional que Jorge Correa Sutil entregó a eso de las 20 horas. Tras este discurso, se dirigió al Hotel Crowne Plaza donde se encontraba en funcionamiento durante la jornada eleccionaria el Comando de Piñera. Allí, entre el cúmulo de periodistas y reporteros gráficos, reafirmó su adhesión y respaldo al ahora candidato presidencial único por la Alianza por Chile, el cuestionado empresario Sebastián Piñera.

Como vemos esto es una estrategia, tal y como lo hace cualquier coalición. Que nadie se extrañe de esta inusitada reestructuración de la Alianza, que es encabezada por personas, es decir por entes que evidentemente, pueden cometer errores. Pero que cuando es momento de intentar destruir al sector oficialista, en este caso, pueden hacer de todo.

La UDI ahora debe poner manos a la obra. Joaquín Lavín, ojalá se haya dado cuenta, es un político desgastado. El balde de agua fría que le propinó la derrota ante Piñera, hace que el partido político y su ideología deban “cuadrarse” ante la nueva cabeza de la derecha, Renovación Nacional. Fue una de las razones por las que el empresario Sebastián Piñera lanzó su campaña presidencial, tras bajarse Soledad Alvear de la carrera por llegar a La Moneda. La idea era bajarle el perfil a la UDI, quien en más de seis años era la cara visible de la derecha. Contaba con Joaquín Lavín quien en 1999 era el único que podía hacerle frente a Ricardo Lagos. Era la esperanza de que la Concertación no cumpliera más de un década en el poder. Sin embargo, esto no fue posible. Lavín pasó por las poderosas alcaldías de Las Condes y Santiago, con lo que logró aceptación popular con su serie de medidas que lo transformaron en un referente de la oposición. Hoy, tras la elección recién pasada, todo eso queda en el olvido. Ahora es momento de mirar desde abajo al candidato por la Alianza. Un Sebastián Piñera que cambió el discurso hacia Lavín en un abrir y cerrar de ojos. Lo que importa ahora para la nueva cabeza de RN es captar los votos lavinistas. Entre ellos un elevado porcentaje es del sector femenino.

De lo último, algo relevante, fue la presentación de algunos personajes de la Democracia Cristiana quienes se pasan al bando piñerista. Cuestionado por su singular inclinación a la DC, pues su padre militó en ese partido y su declaración de votar por el “No”, a pesar de que luego apostó por Buchi, en el regreso a la democracia. Ante esta situación Adolfo Zaldívar, presidente de la DC, molesto con la incongruencia de los personeros que se apartaron de la DC, decidió expulsarlos de la colectividad. Anoche uno de los involucrados se enteró por el noticiero que lo entrevistaba de su exoneración. Todos apelan a que el conglomerado ha desenfocado sus valores y ha perdido el humanismo cristiano que le era propio. Hoy la candidatura de Piñera abre posibilidades de que en su eventual gobierno, progresistas, independientes y democratacristianos puedan convivir en cargos de estado. Lo mismo puede ocurrir con funcionarios actuales del Gobierno “si lo han hecho bien hasta el momento, por qué marginarlos”, enfatiza el candidato por la Alianza.

Son más de un millón de votos de diferencia
Este es el discurso del gobierno. Es la cifra con la que se sienten ganadores el próximo 15 de enero. Pero si analizamos bien, el 45, 93% que obtuvo Bachelet en primera vuelta está muy por debajo del 51,99% que obtuvo la coalición a nivel parlamentario. Bachelet en votación histórica, deja a la Concertación por primera vez desde 1989, con menos votos que la derecha a nivel nacional. Pues Piñera y Lavín suman 49,15%. Son con estos votos, con los que el candidato de la Alianza espera contar para la segunda vuelta, a la espera de que la izquierda extraparlamentaria se decida a apoyar a la Concertación.

¿Campaña sucia?

Michelle Bachelet, aseguró que el comando de Piñera ha llamado a “gente importante de diversas colectividades” para incorporarlos, con pagos en dinero, a su campaña de cara a la segunda vuelta presidencial el 15 de enero.
Las declaraciones fueron lanzadas temprano esta mañana en el canal Chilevisión. Al conocer las agudas acusaciones de la abanderada de la Concertación, Sebastián Piñera, antes de subirse a un avión, a través del mismo canal y vía telefónica, aseguró que “Michelle está faltando a la verdad, porque no le hemos ofrecido un peso a nadie”. Agregó además, que está “indignado” y que se siente “muy dolido” por esta situación. De la misma forma criticó que Bachelet esté “entrando a un camino equivocado, es una acusación extraordinariamente grave, no dice quien habría llamado, ni dice a quién habría llamado, tira la piedra e inmediatamente después esconde la mano”.

Sufragios vitales
Quedan menos de 30 días de férrea campaña. Lavín mirará la elección como parte de la Alianza. Bachelet quiere convencer al Pacto Juntos Podemos Más de que apoyen a la Concertación. Piñera debe hacer lo suyo con los viudos de la UDI. El Presidente debe mostrarse seguro del triunfo de la candidata socialista. Por ello, la votación del 15 de enero será vital. Ojalá que exista gran cantidad de personas que se haya dado cuenta que en sus manos está la decisión. Nadie sabe si es posible dar vuelta la chaqueta de los que hasta el domingo, eran orgullosos lavinistas, pero que hoy sólo quieren destruir a la Concertación a como dé lugar. Tampoco nadie asegura que Bachelet consiga vencer a Piñera en segunda vuelta, pues Hirsch aseguró que personalmente él votaría nulo. De ellos depende si ella sale o no electa ¿Sus seguidores le harán caso?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s